X

Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

ComunicaeV5

Nada como las Maultaschen de las abuelas

Madrid, Barcelona y Bilbao serán escenarios de la gastronomía germana gracias a la iniciativa "Alemania Culinaria", a través de la cual se desvelarán los secretos culinarios mejor guardados del país

Publicado en Madrid el en Internacional , Gastronomía , Sociedad , Madrid , Cataluña , País Vasco , Ocio

En los últimos años ha triunfado una nueva moda que propone una vuelta al pasado, a ver lo de los abuelos y abuelas como algo moderno y apostar por las barbas largas, hacer ganchillo, tener una huerta o comer solo pan de masa madre.

Alemania, ese gran desconocido de la gastronomía, es uno de los países que más apuesta por la cocina tradicional, aplicando la sabiduría de los mayores a los productos propios de cada región y de cada temporada, ya que los platos regionales se basan principalmente en los ingredientes de temporada. La combinación perfecta.

Así se encuentran numerosas recetas, algunas de ellas herederas de tiempos remotos, como los Maultaschen, una pasta rellena de carne picada y espinacas, especialidad inventada por los monjes en el medievo y originaria de la región de Baden-Wurtemberg, o el Queso Harzer, un superalimento famoso entre los deportistas por ser rico en proteínas y pobre en grasa. Una delicia de Sajonia-Anhalt.

La tradicional gastronomía alemana llega a España a través de “Alemania Culinaria”, iniciativa de la Oficina Nacional Alemana de Turismo (ONAT) que pretende acercar la extensa y variada oferta culinaria del país germano y que estará en Madrid el 18 de septiembre, en Barcelona el 19 de septiembre y en Bilbao el 27 de septiembre. Así, estas ciudades serán sedes de este evento culinario en los que se podrán degustar y descubrir los secretos de la gastronomía germana, especialmente de la Costa Norte de Alemania y de Berlín: tarta de cebolla, arenques, panes artesanales, dulces elaborados con mazapán, y mucho más. Y todo ello maridado con una selección de otros grandes desconocidos entre los españoles: los excelentes vinos elaborados en las 13 comarcas vitivinícolas alemanas.

En Madrid se celebrará una cena en la que, además de degustar una amplia variedad de especialidades culinarias alemanas, se podrá disfrutar de un cuarteto de saxofonistas llegado desde Hannover para la ocasión.

Los participantes en los eventos de Barcelona y Bilbao tendrán la oportunidad de aprender a elaborar diferentes platos de la gastronomía germana, ya que estos encuentros están planteados como talleres de cocina guiados por la concursante de Masterchef, Elena Sánchez, quien ha estado en Alemania colaborando con diversos cocineros y acercándose a los productos autóctonos de este país para poder transmitir sus conocimientos al público español.

Dado el aforo limitado de los tres eventos, la Oficina Nacional Alemana de Turismo organiza un sorteo a través de Facebook -en www.facebook.com/destinoalemania- por medio del cual los participantes pueden ganar una invitación para asistir y disfrutar de los encuentros gastronómicos programados.

Para llevar a cabo la campaña ‘Alemania Culinaria’, la Oficina Nacional Alemana de Turismo cuenta con el apoyo de la Fundación Goethe, institución que promueve las relaciones hispano-alemanas a nivel cultural, y la estrecha colaboración de las regiones de Berlín y la Costa Norte de Alemania, así como del Instituto Alemán del Vino, quienes presentarán sus especialidades al público español en los eventos de Madrid, Barcelona y Bilbao.

Las regiones alemanas y sus especialidades

Baden-Wurtemberg
Maultaschen, la pasta rellena de carne picada y espinacas, es una especialidad de Stuttgart. Dicen que esta especie de empanadilla fue inventada por los monjes que en la época de Cuaresma no querían renunciar a la carne y la ocultaban en una oblea de pasta, por lo que este plato también se llama Herrgottsbscheißerle (engaño a Dios).

Baviera
La «Weißwurst» o salchicha blanca, elaborada con carne de ternera y de cerdo, además de cebolla y perejil fresco, es sin duda una de las especialidades bávaras más conocidas. Tradicionalmente se debe comer antes de las 12 del mediodía y acompañada de mostaza dulce, bretzel y cerveza.

Berlín
Comer por la calle es toda una tradición en Berlín y los berlineses están particularmente orgullosos de la «Currywurst» que se llega a servir con hasta cinco niveles diferentes de picante. En Berlín incluso hay un museo dedicado a esta especialidad considerada de culto.

Brandeburgo
Los pepinillos en conserva son el producto más conocido del bosque del Spree y se presentan con sabor a mostaza, ajo o pimienta. A lo largo de la ruta para bicicleta Gurkenradweg, los ciclistas pueden ver todo el proceso de fabricación de los pepinillos, desde que se recogen en el campo hasta que terminan en el frasco de cristal.

Bremen
Desde que en 1673 se inaugurara la primera cafetería en territorio alemán, el oscuro brebaje ha ganado en tradición en el norte del país. En la capital alemana del comercio del café, esta bebida desempeña un papel muy importante: ya sea en los numerosos establecimientos del casco antiguo o en las visitas guiadas a empresas torrefactoras.

Hamburgo
En Hamburgo, el domingo por la mañana, madrugadores y trasnochadores coinciden en el Mercado del Pescado. Desde hace unos 300 años, es ineludible degustar un panecillo con pescado y un rollmops, o rollito de filete de arenque, y supone toda una vivencia hasta nuestros días.

Hesse
El Ebbelwei o vino de manzana se sirve como la «bebida nacional de Hesse», en particular en Fráncfort y sus alrededores. Tradicionalmente se sirve en jarras de cerámica conocidas como Bembel.

Mecklemburgo- Pomerania Occidental
En las costas de esta región crecen innumerables arbustos con espinas. De las bayas anaranjadas del espino amarillo -con su gran aporte en vitaminas y minerales-, se elaboran revitalizantes productos para cuerpo y mente: aceites, zumos y néctares, infusiones, mermeladas, licores, vinos y el Grog, así como cosméticos.

Baja Sajonia
Aquí, la gente sigue conservando la tradición de preparar col rizada en invierno, que se come acompañada de una Pinkel, una salchicha ahumada que contiene sémola junto con tocino, panceta, cebolla y especias. En las Kohlfahrten o rutas de la col, las asociaciones, empresas o grupos de amigos homenajean esta especialidad.

Renania del Norte- Westfalia
Las variedades de cerveza en Renania del Norte-Westfalia abarcan desde la Kölsch en Colonia y la Altbier en Düsseldorf, hasta las innumerables grandes y pequeñas cervecerías en todas las regiones del estado. Muchas ofrecen visitas guiadas o cursillos para explorar la elaboración de la cerveza artesanal, que también se muestra en el Museo de la Cerveza de Dortmund.

Renania-Palatinado
El Palatinado Renano es el mayor productor de vino de Alemania. Propios y extraños pueden descubrir la cultura del vino por ejemplo en las tabernas, abiertas durante los meses del verano dentro de las bodegas, así como en las fiestas del vino que se celebran sobre todo desde mediados de agosto hasta primeros de octubre.

Sarre
El plato tradicionalmente preferido aquí es el Dibbelabbes: una hogaza o paño denominado Labbes, formado por patatas ralladas, puerro, cecina y especias cocinados en una sartén pesada, que en dialecto de Sarre se denomina Dibbe. Se acompañada con compota casera de manzana.

Sajonia
Una famosa especialidad navideña es el Dresdner Christstollen. Antaño un dulce medieval en tiempos de ayuno, hoy es un contundente pan dulce con frutas confitadas que se fabrica en unos 130 obradores y pastelerías según recetas caseras absolutamente secretas y se dota del sello oficial de origen protegido..

Sajonia-Anhalt
El queso Harzer se considera hoy un manjar ideal conocido entre los deportistas y quienes cuidan la línea por ser un alimento rico en proteínas, pobre en grasa y sano. El queso de leche agria lleva ya varios cientos de años elaborándose a base de queso fresco o «Quark» y comino.

Schleswig-Holstein
Aquí se producen más de 120 variedades de queso, en su mayoría elaboradas en queserías artesanales. En la ruta del queso «Käsestraße Schleswig-Holstein» el viajero descubrirá en qué consiste esta diversidad.

Turingia
Las famosas patatas, tan apreciadas en toda Alemania, se sirven en Turingia en forma de bola: las auténticas Thüringer Klöße se elaboran a base de patatas crudas ralladas junto con otras cocidas y machacadas con un relleno de crujientes picatostes tostados en mantequilla. En el Mundo del Kloß de Turingia, en Heichelheim al norte de Weimar, se puede descubrir todo sobre estas bolas de patata.

Si quieres recibir más información sobre esta nota de prensa puedes solicitarla en el siguiente enlace:

Más Información

Notas de Prensa Relacionadas