X

Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

ComunicaeV5

Los desatascos a pesar de la sequía aumentan en verano, según una empresa de desatascos de Sevilla

Es sabido que hay ciertas épocas del año cuyas condiciones meteorológicas no son las mejores para las redes de agua pero a pesar de eso los avisos por desatascos aumentan

Publicado en Sevilla el en Bricolaje , Andalucia

Generalmente, las épocas muy frías o muy cálidas son las más perjudiciales. Si el frío, el viento o la lluvia pueden en invierno deteriorar bajantes o incluso hacer reventar tuberías, el exceso de calor no es mejor para las instalaciones de los usuarios. Una de las razones por las que el exceso de calor es negativo para los montajes hidráulicos, es porque el interior de las conducciones se seca en exceso. Esto provoca hedores e incidencias molestas para el vecindario. Las tuberías demasiado resecas también son consecuencia de la unión de calor a la propia ausencia de los inquilinos, que por razones de vacaciones u otros motivos, abandonan por tiempo sus edificios y, también, sus infraestructuras hidráulicas.

La ausencia de flujo por sequía, por falta de uso o por calor excesivo no solo provocará malos olores, sino otros problemas importantes, como atascos. Los residuos que caen por las tuberías de desagüe no fluyen como debieran, originando así problemas que no se darían en otras circunstancias. Es por ello que las empresas de desatascos aumentan su actividad durante el verano. Entre los trabajos más solicitados se hallan los desatascos y limpiezas con agua a presión, ya que el agua de las cubas disolverá los grumos y dejará limpios y en perfecto estado los conductos. Los poceros y personal de desatascos también intensifican su actividad en verano por otras razones, como es la presencia de objetos no biodegradables en determinadas áreas del alcantarillado, especialmente en zonas geográficas propensas al turismo.

Conocidos son los monstruos de toallitas higiénicas, que no son otra cosa que enormes masas que se forman por la unión de toallitas para bebés (u otros productos no biodegradables) en las redes de alcantarillado. Los expertos en desatascos deben emplearse a fondo para deshacerse de estas complejas incidencias que, en un principio, se originan en los inodoros y demás sanitarios de los inmuebles.

Si quieres recibir más información sobre esta nota de prensa puedes solicitarla en el siguiente enlace:

Más Información

Notas de Prensa Relacionadas