X

Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

ComunicaeV5

Consejos para fomentar la lectura entre los más pequeños según Mapanda

Los padres deben ayudar a los niños a organizar su tiempo cada día, destinando un rato a la lectura

Publicado en Madrid el en Nacional , Mujer , Hombre , Educación , Literatura , Ocio , Niños

Más del 78% de los niños aseguran que sus padres leen habitualmente, lo cual es muy importante para dar ejemplo y crear el hábito en ellos.

Escuchar a los niños es clave para conocer sus gustos y motivaciones.

Siempre es mejor sugerir que imponer una determinada lectura a los niños.

La lectura es un juego más para los niños, pero además les ayuda a desarrollar el lenguaje, la imaginación, la creatividad, mejora la comprensión lectora y la concentración, y permite desarrollar la personalidad desde edades tempranas. Descubrir las sorpresas que se esconden tras un libro o un cuento infantil es esencial, teniendo para ello gran protagonismo los padres, ya que serán ellos los que deberán fomentar desde pequeños esta pasión por la lectura.

¿Qué deben hacer los padres?
La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) ofrece un decano de consejos a los padres para fomentar desde casa que los niños lean, lo que además favorece el correcto desarrollo del lenguaje. En este sentido, los progenitores deben ayudar a los niños cada día desde pequeños a organizar su tiempo para que puedan realizar todas las tareas o actividades programadas, reservando un rato para la lectura. Este tiempo para leer siempre debe ser en momentos de ocio y con buena disposición.

Los padres son los primeros que deben dedicar ratos del día a la lectura y compartir esos momentos con los pequeños. Los niños imitan los comportamientos de los adultos, por lo que es esencial dar ejemplo desde el principio. Según datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, recogidos por la AEPap, el 78.3% de los niños aseguran que sus padres leen habitualmente, lo cual es muy importante para dar ejemplo y crear el hábito en ellos, mientras que el 79% de las familias con niños menores de 6 años les leen en casa una media de 3 horas a la semana y el 84.7% de los niños entre 6 y 13 años leen libros que no son de texto durante más de 3 horas semanales. La estimulación es otra buena opción para fomentar la lectura entre los pequeños, por lo que se deben poner al alcance de ellos libros y cuentos. Destinar una parte de su habitación, mueble o espacio de la casa a guardar todos los libros y cuentos.

Escucharlos es clave para aprender más sobre sus gustos y motivaciones, por lo que se debe respetar su derecho a elegir. Nunca se debe tratar de obligar e imponerles una determinada lectura, aunque sí es importante que se le sugieran. Si se tienen dudas sobre qué tipo de libros o cuentos son más adecuados por su edad, pedir consejo en el colegio, ya que la AEPap recomienda que no se creen contradicciones entre el método de la escuela y el empleado en casa. Las bibliotecas y librerías infantiles también son buenos lugares para pedir consejo o sugerencias de lectura en función de la edad o necesidades del niño.

¿Qué cuento elegir para los hijos?
Al igual que en los juguetes, para elegir los libros o cuentos para los niños se debe tener en cuenta su edad. En el primer año de vida es esencial optar por cuentos con música y sonidos, de tela o especiales para el baño con el fin de que los bebés puedan manipularlos y jugar con ellos sin que se estropeen. Poco a poco irán cogiendo la idea de qué es un libro.

Para los primeros cuatro años, en los libros deben predominar las imágenes, ya que permitirá desarrollar la imaginación y creatividad del niño y tener conocimiento de la historia del cuento por los propios dibujos. Además, los textos deben ser cortos y con una estructura repetitiva.

A partir de los 4 años, continuará predominando los dibujos y los textos con historias más largas, pero con una argumentación sencilla. Se empezarán a introducir conocimientos sobre la naturaleza, las letras y los números, así como las expresiones de las emociones y sentimientos de una forma sencilla y didáctica. Ejemplo de ello es el libro 'Hipo, un hipopótamo azul' una bella historia sobre un pequeño hipopótamo que es diferente a los demás y él mismo aprende cómo estas diferencias le hacen especial y único.

Si quieres recibir más información sobre esta nota de prensa puedes solicitarla en el siguiente enlace:

Más Información

Notas de Prensa Relacionadas

Asesoramiento gratuito de comunicación

Si tienes un negocio, es importante que cuides y trabajes tu comunicación. Comunicae te ofrece una sesión gratuita con uno de nuestros asesores para analizar y mejorar tu estrategia de comunicación.

Solicítalo ahora

Notas de prensa destacadas